31 de marzo de 2012

Metamorfosis


Oscuridad. Ruido. Caos.
Una mariposa se ahoga en medio de la multitud descontrolada y se consume en el espeso humo. Las ruidosas canciones, que se mezclan con los gritos de la gente, son como martillazos para su delicado corazón.
De pronto, una metamorfosis no prevista por la naturaleza sucede. Sus claros e iluminados ojos se vuelven pozos negros; sus estilizadas alas se vuelven las de un siniestro murciélago y sus vivaces colores, negros como el carbón y la noche. 
Finalmente, se adentra en el caos y el desorden, con un paso lento, pero firme y decidido; vencida por la oscuridad.

4 comentarios:

Camila ♥ dijo...

Esa mariposa me cae bien, pero está tan sometida a ese mundo, que se dejó vencer. Y no me gusta. Me recuerda a ti, en el escrito anterior.
Si es así, no decaigas.
Te extraño en el Blog! Espero estés bien...
Un abrazo apretado! :)

Marta dijo...

Una gran inspiración aunque al pensar que no podemos hacer nada... es malo.
Y hay que decir que para las circumstanciaas en las que lo escribistes es buenissimo y me sabe mal no haber podido ayudar a que la mariposa volviera a volar con sus propios colores...

Anairo Draculesti dijo...

Esa oruga nunca imaginó que su destino final sería un murciélago. Ni que se precipitaría tan profundo en el abismo hasta perder toda su esencia.

Besos de neón, me ha gustado tu texto.

Xikaakira dijo...

Guau impresionante!!!!!
Bss